ACERCA DE LOS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Por: Guillermo Mendoza Vélez, MD, MSc





La ansiedad se constituye en uno de los motivos de consulta más frecuentes en psicología y psiquiatría. Como comentamos en otro artículo, la ansiedad es una emoción normal, que todos sentimos ante eventos estresantes, y se caracteriza por manifestaciones emocionales, de conducta, de pensamiento y síntomas físicos. Sin embargo, cuando estos síntomas son tan elevados que generan un importante sufrimiento, alteran la calidad de vida y dificultan la funcionalidad personal, social, familiar o académico / laboral, hablamos de un trastorno de ansiedad, que muchas veces requiere una intervención por parte de los profesionales.


Por lo general, las personas consultan por síntomas variados de ansiedad, que pueden estar solos o acompañando otros problemas como una depresión o un trastorno obsesivo-compulsivo. Hablaré de 3 síndromes ansiosos muy comunes en la práctica, y que generan una importante afección en la vida del individuo.


El primero es el trastorno de pánico. Este se caracteriza por la presentación de múltiples ataques de pánico, muchas veces sin factores que los activen. Un ataque de pánico es una manifestación abrupta de ansiedad, casi sin aviso, que dura unos minutos generalmente, donde hay intensa angustia, miedo extremo, sensación de muerte inminente, y múltiples síntomas físicos, siendo comunes la taquicardia, dolor en el pecho, dificultad para respirar, opresión en garganta, temblor, sudoración y dolor en abdomen. Estos ataques crean miedos posteriores, con temor a salir a la calle y que dé un ataque, o a las implicaciones que puede tener el ataque. Típicamente, los exámenes realizados son normales.


El otro síndrome ansioso común es el trastorno de ansiedad generalizada, que consiste en un cuadro que viene de años, donde la persona es muy nerviosa, demasiado preocupada por diversos aspectos de la vida, y con pensamientos de tipo catastrófico, pensando siempre en la inminencia de los peores escenarios de cualquier evento. Además, suelen haber síntomas físicos recurrentes, que no mejoran con las medidas convencionales, como síntomas gastrointestinales, cefaleas, dolores musculares, problemas de sueño, cansancio, entre otros.


Y el tercer síndrome frecuente de ansiedad son las fobias. En éstas, hay una ansiedad intensa ante la exposición de un objeto fóbico, como un animal, una situación (como viajar en avión, las alturas, el encierro, etc.) o la visualización de actos médicos como las inyecciones. Típicamente, hay aparición de miedo fuerte, taquicardia y sensación de huir del objeto o situación fóbicos. El miedo se reduce cuando la persona logra apartarse de este objeto o situación.


Hay muchos más síndromes ansiosos, aunque, como comenté, lo más usual es ver la ansiedad de forma inespecífica. Si padeces algunos de estos síntomas, y están generándote sufrimiento o dificultades en tu vida diaria, no dudes en consultar. En Salud Mental y Emocional contamos con especialistas que te pueden ayudar. Visita nuestra página web www.SaludMentalyEmocional.com y pide tu cita ya.


Si te gustó el artículo, dale "me gusta" y compártelo. Déjanos saber tus comentarios en la parte inferior del artículo, y danos tu opinión.


Si deseas trabajar en ti de forma más personalizada a través de consultas psicoterapéuticas presenciales o por videollamada, haz clic aquí.


Te deseo las más grandes bendiciones.



Guillermo Mendoza Vélez

www.SaludMentalyEmocional.com

Entradas recientes